Logo
Search
Close this search box.

En una Iglesia sinodal, continuar la renovación y reestructuración del Celam no es negociable.

Una Asamblea en la que ha quedado claro que no se puede volver atrás en el proceso de renovación y reestructuración iniciado en el último cuatrienio. La 39ª Asamblea General Ordinaria del Consejo Episcopal Latinoamericano y Caribeño (Celam), realizada en Aguadilla (Puerto Rico), de 16 a 19 de mayo de 2023, ha insistido en continuar caminando y en hacerlo movidos por una dinámica marcada por la eclesialidad, la colegialidad y la sinodalidad.

Vivir la fraternidad en la diversidad de visiones

En palabras de Mons. Azuaje, arzobispo de Maracaibo (Venezuela), elegido primer vicepresidente, “supimos transformar nuestra asamblea en un encuentro de hermanos, un momento para vivir la fraternidad en la diversidad de visiones, de criterios, que enriquecen la unidad”. Unas palabras que nos remiten a la sinodalidad, un elemento que, como no podía ser de otra manera, ha permeado la reflexión y los trabajos en estos días.

No en vano, podemos decir que la gran impulsora de la dinámica sinodal promovida por el Papa Francisco en los últimos años es la Iglesia de América Latina y el Caribe, pues ese modo de vivir la fe es algo que está en el ADN de la Iglesia del continente. Caminar juntos siempre ha sido una actitud presente en medio de las diversidades que forman parte de las múltiples dimensiones que componen la realidad latinoamericana y caribeña.

Pastoral en el marco del camino sinodal

Los horizontes pastorales que marcan los proyectos y sueños de la Iglesia del continente están en el marco del camino sinodal que estamos recorriendo. Ha sido aquí que se realizó la Primera Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe, algo inédito en la vida de la Iglesia a nivel continental. Ha sido esta misma Iglesia quien apostó decididamente por la puesta en práctica de la conversación espiritual, un método que ayuda a dar grandes pasos en el camino de la sinodalidad.

Una Iglesia que a través de sus obispos escucha aquello que el Pueblo de Dios apunta, retomando y releyendo los desafíos de la Primera Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe. Si hablamos de procesos, y Francisco es un Papa que impulsa procesos, estos pasos que se han dado son elementos que cimientan el camino a seguir. Un camino no siempre fácil, pues no fue sencillo vivir el tiempo de la pandemia, marcado por tanto dolor y sufrimiento, como no es fácil la vida de tantos hombres y mujeres que se sientes excluidos en los diferentes países del continente.

Acompañar la vida de los que sufren

A ellos, el Celam los quiere acompañar, ayudar a encontrar un sentido para su vida, respondiendo más firmemente ante una sociedad en la que cada vez se hacen más presentes situaciones que fragilizan los procesos democráticos, debilitando la justicia y dejando de lado la atención a los más empobrecidos. Ante los muchos gritos, el seguimiento de Jesús y el anuncio del evangelio continúan marcando el caminar junto con el santo pueblo fiel de Dios.

Para llevar a cabo esta tarea, Mons. Jaime Spengler, presidente del Celam, pide el don del discernimiento, y hacer ese ejercicio teniendo presente lo que está en juego, rezando a partir de eso y en una actitud de abertura al diálogo entre hermanos. Tres aspectos que ayudarán a la Iglesia de América Latina y el Caribe a encontrar “los caminos que el Espíritu de Dios nos inspira y nos pide para el tiempo presente”, un camino que con su ayuda avanza y nos acerca al Reino.

Tomado del CELAM

Compartir

Suscríbete a nuestro boletín