Logo
Search
Close this search box.

Voces sinodales desde el aula Pablo VI: La sinodalidad es simplemente testimoniar a Jesús.

Este 16 de octubre se reiniciaron los trabajos en el aula Pablo VI. Los padres y madres sinodales presentes siguen discerniendo sobre “la corresponsabilidad en la misión”, incluido en el módulo B2 del Instrumentum Laboris.

De los 79 latinoamericanos presentes, cuatro han compartido sus testimonios en lo que va de Sínodo, luego de la pausa de este fin de semana. Se trata de Valeria López, secretaria adjunta del Episcopado Chileno; el cardenal Daniel Fernando Sturla , arzobispo de Montevideo (Uruguay); el sacerdote Francisco Hernández Rojas, director del Centro de programas y redes de acción pastoral del Consejo Episcopal Latinoamericano y Caribeño (Celam) y monseñor José Vicente Nácher Tatay CM, arzobispo de Tegucigalpa (Honduras).

Propuestas concretas

Valeria López es la primera mujer en Chile en ocupar un cargo de tan alta responsabilidad en la Iglesia. Desde 2021, es la secretaria general adjunta, cargo que de alguna manera ha hecho historia no solo en su país, sino en toda América Latina.

Fraternidad y comunión, son las dos palabras con las que identifica el trabajo de estos días. El método de la conversación espiritual “es un real acierto”, porque “nos permite escucharnos y también de algún modo aterrizar lo que escuchamos”.

Cuando comienza esta tercera semana considera que han ido concretando e identificando algunas “pistas e intuiciones” para configurar “los caminos que debemos recorrer», por eso, “seguimos aquí con mucho entusiasmo, con la expectativa de ir avanzando en este caminar juntos y podamos terminar el sínodo con algunas propuestas concretas para llevar a nuestras Iglesias locales”.

Inspirados por la confianza

Monseñor José Vicente Nácher Tatay está presente en los espacios de la Pablo VI. Él es un obispo de origen español, que en 2023 fue nombrado titular de Tegucigalpa (Honduras) en relevo del cardenal Oscar Rodríguez Maradiaga, uno de los purpurados más cercanos al Papa Francisco y padre la reforma de la curia Praedicate evangelium.

Un Sínodo que para el prelado ha sido “realmente transformador”, puesto que se va aprendiendo de la práctica misma, en ese binomio escucha-diálogo, donde cada uno forma parte del todo.

“Yo creo que cada vez nos inspira más confianza y menos las dudas, más la ilusión y menos los temores; porque vemos que es el Espíritu Santo el que guía y el que quiere que todos vayamos siendo parte de este camino sinodal”, apostilló.

Testimoniar a Jesús

El padre Francisco Hernandez Rojas es el nuevo director del Ceprap del Celam, el brazo de los obispos de latinoamérica y el Caribe que promueve el trabajo en redes territoriales y acompaña a las pastorales de conjunto, agrupadas en familia, mujeres, niñez, juventud, salud, migrantes, castrense, entre otras.

El padre Chico –conocido así entre las pastorales sociales Cáritas por su andadura de más de 20 años en el secretariado latinoamericano – confiesa su dicha por estar en el aula sinodal y agradeció especialmente “a Dios y al Papa Francisco que me convidó a ser parte de esta maravillosa experiencia”.

El sacerdote costarricense siente que la sinodalidad es una manera muy particular de vivir la comunión en medio de la diversidad de carismas y dones, que son influenciados por “las culturas y geografías”.

En todas esas formas de pensar “va el Espíritu suscitando consensos sobre puntos comunes en la misión” y, sobre todo, en la propuesta del Reino de “como testimoniamos una Iglesia que esté con los pobres, una Iglesia que integra a todos” siguiendo el ejemplo de Jesús.

“Creo que esto es maravilloso es un signo muy lindo y damos gracias a Dios de que podamos vivirlo y que podamos dimensionarlo para los demás que podamos desde esa visión de Iglesia servir al mundo”, apuntó.

En medio de la diversidad

Venido de la tierra donde se organizó el primer mundial de fútbol, el cardenal Daniel Fernando Sturla, arzobispo de Montevideo (Uruguay) desde el 11 de febrero de 2014, califica el Sínodo de “positivo”, al igual que la gran mayoría de participantes, la conversación espiritual ha sido un éxito.

“Sirve para escucharnos entre todos” y que puede ser un método que podrá aplicarse después “en otras circunstancias”, porque allí “uno ve la amplitud de la Iglesia universal, también la sensibilidades diversas que hay y eso nos enriquece”.

Al purpurado le ha llamado mucho la atención el aporte de los Obispos de las iglesias orientales, puesto que “tienen otra sensibilidad, otra liturgia. Eso nos enriquece mucho”. Hace votos para que este ambiente de intercambio y de mucha diversidad “continúe así”.

 

Tomado de ADN CELAM

Compartir

Suscríbete a nuestro boletín

Últmos Articulos