Logo
Search
Close this search box.

El Papa Francisco advierte que servir al dinero es peor que servir al diablo.

El Papa Francisco instó este lunes a reflexionar sobre el uso del dinero y sobre el mal que hace una economía “insana”. 

“En el pasaje del Evangelio, cuando Jesús dice que no se puede servir a dos señores: o se sirve a Dios, a un Señor, o se sirve —y yo esperaba que dijera: al diablo, pero no dice ‘al diablo’— dice: ‘al dinero’. O sirves a Dios o sirves al dinero. Peor que el diablo”, anotó el Papa Francisco este 5 de junio, al recibir en el Vaticano a los miembros de la Fundación Centesimus Annus Pro Pontifice, que celebran en estos días el 30° aniversario de su creación.  

“Tenemos que buscar lo que Jesús quiere decir con esto: hay un mensaje. O sirves a Dios, o eres siervo del dinero. No eres libre”, añadió el Santo Padre durante la audiencia a la fundación que promueve el conocimiento de la doctrina social cristiana y la información sobre las actividades de la Santa Sede entre personas cualificadas para su compromiso empresarial y profesional en la sociedad.

“En la exhortación apostólica Evangelii gaudium —explicó por otro lado el Papa Francisco— quise advertir sobre el peligro de vivir la economía de manera insana”. 

El Sucesor de Pedro subrayó que muchos de los miembros de la Fundación Centesimus Annus Pro Pontifice “trabajan en el ámbito económico”. Por eso, “saben bien lo beneficioso que puede ser para todos un modo de imaginar la realidad que ponga a la persona en el centro, que no menosprecie al trabajador y que busque crear el bien para todos”.

“Nadie se salva solo y el redescubrimiento de la fraternidad y de la amistad social es decisivo para no caer en un individualismo que hace perder la alegría de vivir”, explicó el Pontífice.

“Para que la comunidad se convierta realmente en un lugar donde los débiles y los que no tienen voz puedan sentirse acogidos y escuchados, lo que se necesita de todos es ese ejercicio que podríamos llamar ‘hacer espacio’. Cada uno retrae un poco su propio ‘ego’” para que “el otro exista”, añadió. 

“Pero esto requiere que el fundamento de la comunidad sea la ética del don y no la del intercambio”, acotó. 

“Pensar y actuar en términos de comunidad es dar espacio a los demás, es imaginar y trabajar por un futuro en el que cada uno pueda encontrar su lugar y tener su sitio en el mundo. Una comunidad que sepa dar voz a los sin voz es lo que todos necesitamos”, concluyó el Papa Francisco.

Tomado de ACIPRENSA

Compartir

Suscríbete a nuestro boletín

Últmos Articulos