Logo
Search
Close this search box.

Francisco en la Jornada Mundial de los Pobres: “No vivamos sin comprometernos”

El papa Francisco ha celebrado hoy la misa con motivo de la VII Jornada Mundial de los Pobres en la Basílica de San Pedro bajo el lema ‘No apartes tus ojos de los pobres (Tb 4,7)’. Con la parábola de los talentos como guía, el Pontífice ha comenzado hablando del viaje de Jesús, para luego adentrarse en el viaje “de nuestra vida”.

“Jesús vivió para nosotros, en favor nuestro. Esta es la razón que inspiró su camino por el mundo antes de subir al Padre. De hecho, al primer viaje hacia el Padre seguirá otro, que Jesús realizará al final de los tiempos, cuando volverá en gloria y querrá encontrarnos de nuevo, para ‘ajustar las cuentas’ de la historia e introducirnos en la alegría de la vida eterna”, ha comenzado diciendo Jorge Mario Bergoglio.

En este sentido, ha invitado a preguntarse: “¿Cómo nos encontrará el Señor cuando vuelva? ¿Cómo me presentaré a la cita que tengo con Él?”. “Este interrogante -ha continuado- nos lleva al viaje de nuestra vida: ¿qué camino recorremos nosotros, el de Jesús que se hizo don o, por el contrario, el camino del egoísmo?”.

Según ha señalado Francisco, “el gran ‘capital’ que ha sido puesto en nuestras manos es el amor del Señor, fundamento de nuestra vida y fuerza de nuestro camino. Entonces debemos preguntarnos: ¿qué hago con un don tan grande a lo largo del viaje de mi vida?”.

“La pobreza es un escándalo”

Y ha respondido: “Podemos multiplicar lo que hemos recibido, haciendo de nuestra vida una ofrenda de amor para los demás, o podemos vivir bloqueados por una falsa imagen de Dios y, a causa del miedo, esconder bajo tierra el tesoro que hemos recibido, pensando solo en nosotros mismos, sin apasionarnos más que por nuestras propias conveniencias e intereses, sin comprometernos”.

Al término de la homilía, el Papa ha invitado a todos los asistentes a pensar “en los pobres que se han convertido en invisibles, cuyo grito de dolor es sofocado por la indiferencia general de una sociedad muy ocupada y distraída. Pensemos en las víctimas de las guerras y en aquellos que dejan su tierra arriesgando la vida, en aquellos que están sin pan, sin trabajo y sin esperanza”.

Al mismo respecto, ha sentenciado: “La pobreza es un escándalo. Cuando el Señor vuelva nos pedirá cuentas”. Por eso, ha instado a rezar para que “cada uno de nosotros, según el don recibido y la misión que le ha sido confiada, se comprometa a ‘hacer fructificar la caridad’ y a hacerse cercano a algún pobre”.

Tomado de VIDA NUEVA DIGITAL

Compartir

Suscríbete a nuestro boletín

Últmos Articulos