Logo
Search
Close this search box.

Presentado en Madrid el diálogo entre los pobres del mundo y el Papa.

“De los pobres al Papa, del Papa al mundo”. Este diálogo muestra la voluntad del Papa Francisco por acercarse y dialogar con todo hombre, especialmente con los que están en las periferias.

El pasado jueves 15 de febrero de 2024 en la Universidad Francisco de Vitoria en Madrid (España), monseñor Ginés García Beltrán -Obispo de la diócesis de Getafe- presentó el libro “De los pobres al Papa, del Papa al mundo”, que recoge el extraordinario diálogo entre los pobres de los cinco continentes y el Papa Francisco, organizado y publicado por la asociación Lázaro.

“El diálogo del Papa Francisco con los pobres de la tierra es una expresión más de su preocupación y de su amor por los más necesitados, por los que se quedaron en las cunetas de la vida, por los que no cuentan, de los descartados”.

En las intervenciones, don Álvaro Cárdenas presentó el Proyecto Lázaro, organizador de este diálogo, como “una propuesta más en nuestras comunidades y en nuestra sociedad que saque del anonimato y de la exclusión a nuestros hermanos que viven en la calle”. Recordó que “si las personas que viven en la calle necesitan un techo también necesitan relaciones humanas: acogida, escucha, afecto y amistad”. Explicó que “Lázaro es más que un proyecto social o que unos hermosos pisos compartidos, es más que una respuesta a la necesidad que tienen las personas en riesgo de exclusión. Quiere ser también fermento de una cultura nueva de la que sean protagonistas los jóvenes, comprometidos en hacer posible la necesaria transformación de nuestra sociedad”.

Mostró después el origen de este diálogo entre los pobres y el Papa, invitando a todos a su lectura. “Sus páginas constituyen un sencillo, directo e iluminador diálogo entre los pobres y el Papa, y a través de ellos con todos nosotros, cristianos, creyentes o no, miembros todos de la misma familia humana. Una conversación cara a cara y corazón a corazón con él en esta hora actual de la Iglesia y del mundo, llena de enormes desafíos”.

Lo absolutamente inaudito de este diálogo es que son los pobres de la tierra los protagonistas de él, no un periodista reconocido ni un medio de comunicación. Jamás ha sucedido que los últimos de la tierra fueran protagonistas de una entrevista a quien rige los destinos de millones de cristianos en el mundo y constituye una autoridad moral mundial.

Dialogar con el hombre de hoy 

Ginés García Beltrán, obispo de Getafe, recordó la voluntad del Papa por establecer un diálogo honesto y sincero con todos, también con los que piensan distinto de él, de la Iglesia, hecho por lo que “en muchas ocasiones las entrevistas del Papa están rodeadas por la polémica”. A pesar de que sabe que a veces sus palabras no van a entenderse o a aceptarse, “el Papa quiere correr ese riesgo, y concede entrevistas varias a medios de comunicación de procedencias e idearios muy distintos”.

El obispo de Getafe expresó que “él sabe el riesgo que tiene una entrevista, pero es más fuerte en él el deseo de acercarse y dialogar con el hombre de hoy que lo que puedan generar sus opiniones”. También recordó como el lenguaje de la acogida, de la escucha, de la cercanía, es el lenguaje que todo el mundo entiende: “El Papa suele repetir, y yo se lo he oído personalmente, que el leguaje de la cercanía es un lenguaje universal que entiende todo el mundo por encima de ideas, sentimientos, o creencias”.

Señaló como en este libro “encontramos a Francisco en estado puro”. Indicó que el libro nos ofrece confidencias preciosas sobre “el lado más humano del Papa y la profundidad de su corazón”, los momentos de oscuridad más difíciles por los que ha atravesado, y la pregunta que en ocasiones se ha hecho “¿Dónde está Dios?”. Muestra también su sensibilidad especial por los pobres y la denuncia de un mundo injusto que excluye a los pobres. “Habla de dignidad vergüenza, de exclusión, del pecado de la mala distribución de la riqueza, de la propiedad privada y del uso universal de los bienes, de los hombres de la calle y de la importancia de la familia”. Y por supuesto, “del sentido de la vida”, “de la fe, del sufrimiento y de la esperanza”.

“El diálogo con los pobres de la tierra que contiene estas páginas, es una expresión más de esta preocupación, del amor por los más necesitados, por los que se quedaron en las cunetas de la vida, por los que no cuentan, por los descartados. Es una nueva oportunidad que el Papa no desaprovecha para dar voz a los que no la tienen”.

Al final de su lectura, señaló Ginés, “puedes decir que lo conoces un poco más, que es más parte de ti, de tu familia”. Terminó agradeciendo a los hogares Lázaro este diálogo con el Papa y el regalo que nos ha hecho con su publicación, expresando su vivo deseo de que los hogares Lázaro puedan ser pronto una realidad en el sur de Madrid.

Testimonios

Como expresión concreta de las invitaciones que nos dirige el Papa en este diálogo, Bernabé, joven voluntario de Lázaro, expresó la enorme riqueza que supuso para él compartir piso durante cinco años en Lázaro con sus compañeros que han pasado por la dura experiencia de vivir en la calle o de encontrarse al borde de la exclusión. Testimonió cómo “la vida en la pequeña comunidad del piso hace extraordinaria la vida ordinaria”. Comentó cómo sus compañeros de piso lo han acompañado durante esos cinco años y su compañía le ha cambiado la vida. Invitó a los jóvenes a acercarse a conocer Lázaro y a vivir esta experiencia transformadora que permite encontrarse con el otro y vivir una amistad que resucita, como testimonió que le ha sucedido a él.

Cuatro horas de diálogo con el Papa

Ricardo, que un año antes de dialogar con el Sucesor de Pedro dormía en los duros soportales de la Plaza Mayor de Madrid, relató vivamente como Lázaro fue la mano que un día le ofrecieron para levantarlo de su postración y salir de la calle, y el profundo impacto que supuso para él este diálogo único con el Papa en el que él en primera persona participó junto con siete participantes más. Confesó que el Papa les concedió casi cuatro horas, “más que a cualquier ministro, que a cualquier presidente de Gobierno, incluso que al rey”, relató. Ricardo afirmó que “cada pregunta que respondía el Papa era un ladrillo del puente para poder cruzar hacia una vida mejor”, como ha sido Lázaro para él, según testimonió. El libro con sus respuestas “es el puente que cruzamos todos y que seguiremos cruzando, porque es nuestra vida”.

Tomado de VATICAN NEWS

Compartir

Suscríbete a nuestro boletín

Últmos Articulos