Logo
Search
Close this search box.

15 DE AGOSTO: ASUNCIÓN DE LA VIRGEN

Comprender la festividad de la Asunción de la Virgen María puede resultar complicado. Con frecuencia siento la tentación de pensar en ella simplemente como un hecho histórico (María fue elevada al cielo en cuerpo y alma) y no darle más vueltas. ¿Qué significa realmente la asunción de María para mí hoy día, en lo esencial de la realidad de la vida? 

El Papa Pío XII definió el dogma de la Asunción en la constitución apostólica Munificentissimus Deus.  En dicho documento, el Santo Padre dedica mucho tiempo a reflexionar sobre esta tradición, con una antigüedad de siglos, de la Asunción y a exponer cómo numerosos pensadores cristianos a lo largo de la historia meditaron sobre tan importante hecho y cómo lo veneraron. No obstante, es casi al final cuando Pio XII formula una observación que considero que enlaza directamente con la pregunta de qué papel debe desempeñar la Asunción de María en nuestra vida diaria:

Todos estos argumentos y consideraciones de los santos Padres y de los teólogos se apoyan, como fundamento último, en las Sagradas Escrituras, las cuales nos presentan a la amorosa Madre de Dios unida estrechamente a su Hijo divino y compartiendo siempre su destino. Por consiguiente, es prácticamente imposible imaginarla… separada de él después de la vida terrenal, si no en cuanto al alma, por lo menos en cuanto al cuerpo. (38, el subrayado es mío)

La vida de María estuvo estrechamente unida a la de Jesús. Esto significa que las prioridades de él fueron las prioridades de ella. Las preocupaciones de él fueron las preocupaciones de ella. Las esperanzas y las alegrías, las dificultades y las derrotas de Jesús fueron también las de su Madre. La importante festividad de la Asunción nos brinda una excelente oportunidad para reflexionar sobre este tema y otros.

Y por supuesto, cuando meditamos sobre la vida de Cristo, vemos su preocupación por construir el Reino de Dios practicando la justicia y la misericordia de Dios en la tierra, enderezando relaciones distorsionadas por el poder, la riqueza y los privilegios.

¿Y por donde comenzó? Por aquellos que sufrían la pobreza más severa. “Felices ustedes los pobres” dijo Jesús,  “porque de ustedes es el Reino de Dios”. Y continuó:  “En verdad les digo que, cuando lo hicieron con alguno de los más pequeños de estos mis hermanos, me lo hicieron a mí”.

En Gaudete et Exsultate  el Papa Francisco escribe como reflexión sobre las bienaventuranzas: “El Evangelio nos invita a reconocer la verdad de nuestro corazón, para ver dónde colocamos la seguridad de nuestra vida… Jesús mismo nos lo dijo en la parábola del rico insensato, de ese hombre seguro que, como necio, no pensaba que podría morir ese mismo día”. (67)

Así pues, la Asunción de María al cielo nos proporciona una reflexión muy oportuna: nuestra vida debe estar “unida estrechamente” a la vida de Cristo, a las reflexiones sobre la misión de Jesús para practicar la visión divina de justicia para la humanidad, teniendo siempre presente que nuestra vida también terminará un día.

Catholic Relief Services (CRS) tiene el privilegio de contribuir a la labor en pro de la visión de Dios. Encomendamos nuestro trabajo a la intersección de nuestra Madre Santísima, de manera especial en esta festividad de la Asunción y te invitamos a unirte a nosotros.

Hoy, mientras meditamos sobre la Asunción de María, mientras meditamos sobre nuestro propio cometido de reflejar la misión de Cristo en nuestro mundo, rezamos la famosa oración del obispo Kenneth Untener

En nuestra vida realizamos solo una pequeña fracción de la enorme empresa que es la obra de Dios. Nada que hacemos está completo, lo cual es una manera de decir que el Reino está siempre más allá de nosotros.

Tomado de crsespanol.org

Compartir

Suscríbete a nuestro boletín

Últmos Articulos