Logo
Search
Close this search box.

‘Papa Francisco: el sucesor. Mis recuerdos de Benedicto XVI’: Bergoglio rompe su silencio sobre Ratzinger

En el libro, que saldrá a la venta el 3 de abril, Bergoglio confiesa que Ratzinger “ampliaba el campo. Tenía esa capacidad de ampliar la visión para ayudarme a tomar una buena decisión. Nunca decía: ‘No estoy de acuerdo’. Sí recuerdo que decía: ‘Esto está muy bien así. Pero habría también que tener en cuenta esto otro…’. Ampliaba, siempre ampliaba”

“Benedicto y yo mantuvimos una relación muy profunda y quiero que se sepa, quiero que se conozca sin intermediarios”, confiesa Francisco.

“Benedicto y yo mantuvimos una relación muy profunda y quiero que se sepa, quiero que se conozca sin intermediarios. Él fue un hombre que tuvo el coraje de renunciar y, a partir de entonces, siguió acompañando a la Iglesia y a su sucesor”. El Papa Francisco rompe su silencio sobre Ratzinger y, un año después de su muerte, habla en un libro-entrevista con el vaticanista Javier Martínez-Brocal, que publicará Planeta el próximo 3 de abril.

En ‘Papa Francisco: el sucesor. Mis recuerdos de Benedicto XVI’, Bergoglio habla sobre la convivencia, durante una década, de dos Papas en Roma. Así, a lo largo de las 330 páginas del texto, el Papa cuenta cno naturalidad, y por primera vez, cómo fueron esos años, sin esquivar las polémicas y dificultades que se dieron a lo largo de esos años. 

A lo largo de varios encuentros, Martínez-Brocal y el Papa abordan la relación, mucho más fluida de lo que se piensa, entre el Papa emérito y su sucesor. “A veces yo tocaba un tema; otras lo sacaba Benedicto“, recuerda Bergoglio. “‘Estoy preocupado por esto que pasa aquí’, decíamos. Hablábamos de todo, con mucha libertad. Cuando yo le planteaba una cuestión, me decía: ‘Pues habría que mirar por acá, o por allá'”, recuerda Francisco.

“‘Estoy preocupado por esto que pasa aquí’, decíamos. Hablábamos de todo, con mucha libertad. Cuando yo le planteaba una cuestión, me decía: ‘Pues habría que mirar por acá, o por allá'”

Y es que, tal y como confiesa Bergoglio, Ratzinger “ampliaba el campo. Tenía esa capacidad de ampliar la visión para ayudarme a tomar una buena decisión. Nunca decía: ‘No estoy de acuerdo’. Sí recuerdo que decía: ‘Esto está muy bien así. Pero habría también que tener en cuenta esto otro…’. Ampliaba, siempre ampliaba”.

Tomado de RELIGIÓN DIGITAL

Compartir

Suscríbete a nuestro boletín

Últmos Articulos