Logo
Search
Close this search box.

22 de Febrero. Cátedra de San Pedro

El 22 de febrero, la Iglesia celebra la fiesta de la Cátedra de San Pedro para recordar la autoridad del Vicario de Cristo en la tierra. Se recuerda la potestad conferida por Cristo al Apóstol Pedro, cuando le dice, según los Evangelios: “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia. Y las puertas del infierno no prevalecerán sobre ella”. Mt 16,18

  1. La palabra “cátedra” significa asiento o trono, es la sede fija del obispo colocada en la iglesia y es llamada catedral, símbolo de la autoridad del obispo y de su magisterio, es decir, la enseñanza evangélica que él está llamado a custodiar y transmitir a la comunidad cristiana.
  2. Esta disposición se remonta al siglo IV para rendir homenaje al primado y autoridad del Apóstol Pedro, a quien el Señor nombró Pastor de su Iglesia y actualmente es la más alta autoridad moral en todo el mundo.
  3. Esta fiesta manifiesta la misión que Cristo le confió a él y a sus sucesores: “Apacentar su rebaño con la predicación del Evangelio”. Juan 21, 15-19. El cual nos recuerda que todo ministerio pastoral nace del amor.
  4. La cátedra que actualmente se conserva en la Basílica de San Pedro en Roma fue donada por Carlos el Calvo al Papa Juan VIII en el siglo IX y se resguarda como una reliquia barroca, obra de Gian Lorenzo Bernini construida entre 1656 y 1665.
  5. El trono se apoya sobre cuatro grandes estatuas que representan a cuatro doctores de la Iglesia, en primer plano San Agustín y San Ambrosio, para la Iglesia latina, y San Atanasio y San Juan Crisóstomo, para la Iglesia oriental.
  6. Por encima del trono aparece un sol de alabastro, rodeado de ángeles que enmarca una vidriera en la que está representada una paloma, símbolo del Espíritu Santo. Es la única vidriera coloreada de toda la Basílica de San Pedro.
  7. Cada año en esta fecha, el altar monumental que acoge la Cátedra de San Pedro permanece iluminado todo el día con docenas de velas y se celebran numerosas misas desde la mañana hasta el atardecer, concluyendo con la Misa del Capítulo de San Pedro.
  8. Esta celebración te invita a reconocer una parte del gran amor de Dios, que quiere reunir a su Iglesia y guiarla a la salvación.
  9. Cuando el obispo toma posesión de la Iglesia que le ha sido confiada, se sienta en su cátedra con la mitra y el báculo, para guiar como maestro y pastor, el camino de los fieles, en la fe, la esperanza y en la caridad.

Como cristianos sabemos que Cristo dejó la verdad absoluta en manos de la iglesia católica y la voz del Papa es la misma voz de Cristo que nos guía y nos alienta. “El que os escucha a vosotros, a Mí mismo me escucha.” Lucas 10,16

Tomado de la Arquidiócesis de Monterrey

Compartir

Suscríbete a nuestro boletín