Logo
Search
Close this search box.

Custodiar la unidad, donde hay desobediencia está el cisma

El Papa recibió en audiencia a los representantes de la antigua Iglesia de la India, duramente probada por divisiones internas sobre la forma litúrgica. Atención a la mundanidad, dijo, “que lleva al anquilosamiento” y la tentación de centrarse en un detalle, “en detrimento del bien común de la Iglesia”. “La soberbia, las recriminaciones y la envidia no vienen del Señor y no conducen a la paz. Faltar al respeto a la Eucaristía es incompatible con la fe cristiana”

“Custodiar la unidad”, recordando que “donde hay obediencia hay ecclesia; y donde hay desobediencia está el cisma”.

A los fieles de la Iglesia siro-malabar Francisco les recordó lo que es “un deber” y no “una piadosa exhortación”, especialmente para los sacerdotes a los que el pueblo mira como ejemplo. Este 13 de mayo el Papa recibió en audiencia a los miembros de la antigua Iglesia sui iuris – nacida de la predicación de Santo Tomás y actualmente la más numerosa de la India – que en la archieparquía de Ernakulam-Angamaly vive desde hace años oposiciones y desavenencias, que a veces llegan incluso a episodios de violencia, debido a una disputa interna sobre la dirección en la que los sacerdotes celebran la Misa, es decir, si miran hacia la comunidad o hacia el altar.

“Faltar gravemente al respeto al Santísimo Sacramento, Sacramento de la caridad y de la unidad, discutiendo los detalles celebrativos de esa Eucaristía que es el punto culminante de su adorada presencia entre nosotros, es incompatible con la fe cristiana”

Las cartas y el videomensaje del Papa

El Papa lo dejó claro en su discurso, en el que mencionó las cartas y el videomensaje dirigidos en los últimos meses a los fieles de Ernakulam-Angamaly.

En particular, en el vídeo en cuestión, difundido el 7 de diciembre del 2023, Jorge Mario Bergoglio utilizó tonos firmes para advertir acerca del riesgo de convertirse en una “secta” y advirtió también de posibles “sanciones” en caso de que continúen las divisiones que están detrás de esta diatriba, alimentada por quienes rechazan la celebración de la Santa Qurbana (la Misa de la tradición local) según la forma decidida por el Sínodo siro-malabar. En la raíz de todo esto – dijo el Pontífice en el vídeo – hay razones “mundanas” que “no tienen nada que ver con la celebración de la Eucaristía y la Liturgia”.

Obediencia

También durante la audiencia de esta mañana, el Papa habló de la mundanidad “que lleva al anquilosamiento y a la división”, así como de la desobediencia: “Son obedientes, y ésta es su gloria”, dijo, separándose del texto escrito, refiriéndose también a la fidelidad al Sucesor de Pedro de la Iglesia siro-malabar, mantenida a pesar de las persecuciones y “acciones perversas” sufridas en el pasado. “Obediencia, incluso con sufrimiento, también, pero yendo adelante”.

La tentación de centrarse en un detalle

A continuación, el Papa Francisco advirtió contra la “peligrosa tentación de querer centrarse en un detalle, al que no se quiere renunciar, en detrimento del bien común de la Iglesia”. Es “la deriva de la autorreferencialidad – dijo – que lleva a no escuchar más razón que la propia. En español, decimos: ‘Yo, me, mi, con migo, para mí; Yo, me, conmigo, para mí, todo para mí’”.

El diablo se cuela, custodiar la comunión

Es precisamente aquí, advirtió Francisco, donde “el diablo, el divisor, se cuela”, frustrando el deseo del propio Cristo de que seamos, como sus discípulos, “uno”, “sin dividirnos, sin romper la comunión”.

“Custodiar la unidad, por tanto, no es una exhortación piadosa, sino un deber, y lo es especialmente cuando se trata de sacerdotes que han prometido obediencia y de quienes el pueblo creyente espera el ejemplo de la caridad y la mansedumbre”

La recomendación del Papa fue, por tanto, a trabajar “con determinación” para “custodiar la comunión” y también rezar, “sin cansarse”, para que nuestros hermanos “se den cuenta de que forman parte de una familia más grande, que los ama y los espera”.

La misión del arzobispo mayor Thattil

Acompañando hoy al grupo de fieles, venidos de la India o a los representantes de la comunidad en Roma, se encuentra monseñor Raphael Thattil, arzobispo mayor, elegido el pasado mes de enero por el Sínodo local de los obispos (y confirmado después por el Papa, como exige el Código de las Iglesias Orientales), aproximadamente un mes después de la dimisión, tras casi trece años, del cardenal George Alencherry – que también acabó en el centro de las tensiones internas – y tras el envío a Kerala de monseñor Cyril Vasil como delegado pontificio para la archieparquía de Ernakulam-Angamaly, adonde ya había sido enviado en agosto para aliviar las tensiones, acabando también víctima de agresiones por parte de los fieles. 

Francisco se dirigió directamente a Thattil en su discurso, encomendándole esta doble misión de acción y oración dirigida a custodiar la unidad y a “cultivar bien el sentido de pertenencia a su Iglesia sui iuris, para que brille aún más su gran patrimonio litúrgico, teológico, espiritual y cultural”. El Papa también instó al arzobispo mayor a pedir la jurisdicción para todos los emigrantes siro-malabares en tantas partes de Oriente Medio: “He dicho que deben pedir la jurisdicción para los fueros, pero hoy ya he dado la jurisdicción y pueden actuar con ella; pero ustedes también deben actuar a través de ella, pero desde hoy, pueden”.

“Deseo ayudarlos, pero sin sustituiros, precisamente porque la naturaleza de su Iglesia sui iuris los capacita no sólo para examinar atentamente las diversas situaciones, sino también para tomar las medidas oportunas para afrontar las pruebas que están atravesando con responsabilidad y valentía evangélica, fieles a la guía del arzobispo mayor y del Sínodo”

La falta de respeto a la Eucaristía es incompatible con la fe cristiana

“Esto es lo que quiere la Iglesia: fuera de Pedro, fuera del arzobispo mayor no hay ecclesia, añadió el Papa hablando espontáneamente. Como el Padre hacia el hijo pródigo”, pidió también dejar “las puertas abiertas” y “el corazón abierto” a quienes hoy sostienen contrastes “para que, una vez arrepentidos, no les resulte difícil entrar”. “Que haya confrontación y discusión sin miedo, pero sobre todo que haya oración, para que, a la luz del Espíritu, que armoniza las diferencias y reconduce las tensiones a la unidad, se resuelvan los conflictos”, puntualizó el Santo Padre. La certeza, añadió, es que “el orgullo, las recriminaciones y la envidia no vienen del Señor y nunca conducen a la concordia y a la paz”.

“Faltar gravemente al respeto al Santísimo Sacramento, Sacramento de la caridad y de la unidad, discutiendo los detalles celebrativos de esa Eucaristía que es el punto culminante de su adorada presencia entre nosotros, es incompatible con la fe cristiana”

“El criterio guía es la comunión”, subrayó el Papa, lo que significa “comprobar la adhesión a la unidad, la custodia fiel y humilde, respetuosa y obediente, de los dones recibidos”.

No apagar la esperanza

Francisco dirigió a continuación palabras tranquilizadoras a los fieles siro-malabares: “En tiempos de dificultad y de crisis, no se dejen llevar por el desánimo o por un sentimiento de impotencia ante los problemas. No extingamos la esperanza, no nos cansemos de la paciencia, no nos cerremos en prejuicios que llevan a la animosidad”, fue su invitación. “Pensemos, al tomar cada decisión, en los pobres y alejados, en las periferias, en los que están en la India y en la diáspora, en las cuestiones existenciales. Pensemos en los que sufren y esperan signos de esperanza y consuelo”.

“Sé que la vida de muchos cristianos en muchos lugares es difícil, pero la diferencia cristiana es responder al mal con el bien, trabajar incansablemente con todos los creyentes por el bien de todas las personas”

Tocar las llagas de los hermanos descartados

De ahí la gratitud por el compromiso de esta Iglesia en los campos de la formación familiar y de la catequesis, y también por la pastoral juvenil y vocacional. “Como el apóstol Tomás, miramos sus llagas: todavía hoy son visibles en los cuerpos de tantas personas hambrientas, sedientas y descartadas, en las cárceles, en los hospitales y a lo largo de las calles; tocando con ternura a estos hermanos y hermanas, acogemos al Dios vivo en medio de nosotros”.

“¡Cultivemos esta maravilla de la fe, que nos permite superar cualquier obstáculo!”

Una tarea para los siro-malabares de Roma

Por último, el Papa dirigió un pensamiento especial a los fieles de la comunidad siro-malabar de Roma, “descendientes del apóstol Tomás en la ciudad de Pedro y Pablo”: “Ustedes tienen un papel especial”, subrayó, “desde esta Iglesia, que preside la comunión universal de la caridad, están llamados a rezar y a cooperar de manera especial por la unidad dentro de su Iglesia, no sólo en Kerala, sino en toda la India y en el mundo entero”.

“Kerala, que es una mina de vocaciones: recen para que lo siga siendo”

Tomado de VATICAN NEWS

Compartir

Suscríbete a nuestro boletín

Últmos Articulos