Logo
Search
Close this search box.

Obispos de las Américas cierran filas con Francisco y el Sínodo de la Sinodalidad

Han realizado su tradicional encuentro que data de 1959, del 26 al 28 de febrero, y sellado 65 años de fraternidad0.

Los obispos de las Américas sellan 65 años de fraternidad con una carta al papa Francisco al cierre de su tradicional encuentro, que data de 1959, realizado del 26 al 28 de febrero en Tampa (Florida), costa este de Estados Unidos.

Sus máximos jerarcas: Timothy Broglio, arzobispo castrense y presidente de la Conferencia Episcopal de EE.UU., William McGrattan, obispo de Calgary y presidente de la Conferencia Episcopal de Canadá y Jaime Spengler, arzobispo de Porto Alegre (Brasil) y presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), en la misiva, expresaron su cercanía a Bergoglio.

“Mantuvimos diálogos profundos sobre varios temas que sabemos que están cerca de su corazón, incluyendo la migración, el ministerio instituido del catequista, las amenazas ecológicas a nuestra casa común y el auge de la eutanasia”, indicaron.

Comunión con Pedro

Además precisaron que buscan “ser una Iglesia sinodal en misión, tal como nos habían pedido los cardenales [Mario] Grech y [Jean Claude] Hollerich para que nos reuniéramos como continente”.

Aseguraron que de los diálogos sostenidos han surgido “posibilidades de varias iniciativas conjuntas” en materia de medioambiente y migración. Ratificaron su comunión con el sucesor de Pedro: “Durante estos tres días nuestras mentes y nuestros corazones han estado con usted, nuestro Pastor”.

Spengler, en nombre de sus colegas latinoamericanos, señaló que pese a “ser regiones tan diversas” tienen el privilegio de compartir “una misma fe y la misma comunión que nos une, la comunión con Pedro, es solo Pedro”.

Amenazas en la región

Los prelados de las Américas analizaron a fondo el tema ambiental y migratorio toda vez que esta región atraviesa por un prolongado flujo a causa de las diversas crisis: corrupción, tiranías, violencia, entre otros.

Entienden que como Iglesia deben seguir afianzando la cultura del encuentro y ver con misericordia a los hermanos migrantes a quienes dejaron todo “en busca de un mejor futuro” como ha expresado José Luis Azuaje, primer vicepresidente CELAM.

Mientras que el secretario general de este organismo, Lizardo Estrada, confía que frente a estas amenazas “queremos caminar juntos, buscar la unidad para escucharnos como una sola América y responder a los desafíos más grandes de este tiempo como una sola Iglesia”.

Tomado de VIDA NUEVA DIGITAL

Compartir

Suscríbete a nuestro boletín

Últmos Articulos